Síndrome del Dolor Post-Vasectomía

El síndrome del dolor postvasectomía (PVPS) es una complicación poco frecuente en esta cirugía, lo que te quiero decir es que existe la posibilidad que la presentes después del procedimiento y se refleja con un dolor crónico o leve en uno o ambos testículos.

Lo puedes padecer en cualquiera de las dos formas que el cirujano aplique la técnica quirúrgica con o sin incisión y te advertirá de la posibilidad que sientas dolor después de la operación en los testículos o epidídimo y que su intensidad varía en cada paciente, algunos lo sienten leve y logran tolerarlo mientras que a otros se les presenta crónico e intolerable. 

 Se manifiesta luego de la intervención o bien se posterga para años después y requiere de un tratamiento inmediato. De hecho; se ha estimado en vasectomías realizadas que es un dolor que lo padecen entre un 15 % a un 20 % de los hombres que se someten a esta cirugía, de los cuales del 1% al 5% no lo toleran interfiriéndole significativamente en su calidad de vida.

Cómo evitarlo

Puedes sentir este dolor durante un acto sexual, así como también cuando realizas un esfuerzo físico o realizas ejercicios; sentirás una molestia notable e intermitente, intensa y penetrante que probablemente lo soportaras o no.

Puedes evitar que esta complicación se presente de manera leve o crónica siguiendo las indicaciones del médico durante el proceso de recuperación de la cirugía evitando infecciones de la herida, inflamaciones en el escroto, usando ropa interior ajustada pero no apretada que les brinden soporte a los testículos, no haciendo esfuerzos físicos o ejercicios por un tiempo prudencial y sobre todo prescindiendo de la actividad sexual hasta que el medico te lo indique.

Causas

El dolor se debe a numerosas causas entre ellas se destacan:

  • Inflamaciones de los testículos
  • Granulomas espermáticos
  • Nervios afectados por la comprensión
  • Congestión de los epidídimos
  • Fibrosis.

Tratamiento

Su tratamiento requiere en primera instancia medicina antiinflamatoria, terapias de frio y calor en la zona afectada, reforzar el apoyo y la inmovilización de los testículos con un suspensorio testicular.

En caso de que el dolor persista y sea crónico el medico tendrá que obtener un nuevo diagnostico que lo inducirá aplicar tratamientos más agresivos como una epididimectomía, infiltraciones en el cordón espermático, microcirugía para desnervar el cordón, etc.

Conclusión

En conclusión; no es una complicación para para desistir de la decisión por este método anticonceptivo porque responde rápido al tratamiento aplicado según la tolerancia del grado de intensidad con que se presente.

Antes de que te decidas por este método anticonceptivo te sugiero que platiques con tu médico sobre esta posible complicación después del procedimiento quirúrgico para que te oriente con los cuidados posoperatorios y puedas evitarla, así no te sorprenderán algunos síntomas que probablemente sentirás.

Debes estar alerta si sientes un dolor crónico o leve en los testículos y mantener el contacto comunicacional con el médico es muy importante para que te diagnostique a tiempo y te indique el tratamiento que necesitas, el seguimiento médico de la intervención es imprescindible y reflejara el éxito de tu cirugía.